Archive

Posts Tagged ‘Inconsciente’

La educación del inconsciente

 

John Dylan- Haynes y sus colaboradores llevaron a cabo una serie de investigaciones (2008) que mostraban la influencia de la realidad interior inconsciente en nuestra conducta. Los experimentos1 consistían en registrar la actividad cerebral de personas cuando tomaban la decisión sencilla de pulsar un botón a la izquierda u otro a la derecha. Se descubrió que se podía predecir su decisión, con un alto grado de precisión, siete segundos antes de que la hubieran tomado. Aunque queremos creer que somos seres racionales, la consciencia aparece tras la actuación, es decir, nos permite saber lo que decidió nuestro inconsciente. Este experimento y otro anterior de B. Libet (1983) han suscitado un intenso debate sobre la existencia o no del libre albedrío. Según Michael Gazzaniga, los cerebros son automáticos pero las personas son libres2. Asumiendo una clara distinción entre cerebro, mente y personalidad, el reconocido neurólogo cree que nuestra libertad se manifiesta en la interacción del mundo social, es decir, nuestra mente consciente puede carecer de libre albedrío pero tiene la capacidad de vetar.

Centrándonos en cuestiones pedagógicas, el conocimiento de los mecanismos neurales que expliquen el funcionamiento de toda una serie de procesos no conscientes, como la resolución de un problema, permitirán elaborar una auténtica educación del inconsciente. Como docentes, hemos de intentar inculcar toda una serie de automatismos que faciliten el desarrollo de tareas por parte de nuestros alumnos. Los ejemplos de deportistas, músicos o bailarines nos pueden servir como referencia para entender cómo la práctica queda grabada en el cerebro, a través del aprendizaje que facilita la plasticidad cerebral.

Analicemos tres factores determinantes en el progreso del alumno: su capacidad innata, la elección de objetivos adecuados y el entrenamiento como recurso educativo esencial.

Cuando hablamos de condicionamiento genético nos referimos a la existencia de una predisposición pero no un determinismo biológico. El alumno muchas veces tiene la creencia errónea de que no puede cambiar, pero sabemos que todos podemos perfeccionar nuestras habilidades. La plasticidad cerebral y la neurogénesis permiten el aprendizaje garantizando  el poder alcanzar la mejor versión de uno mismo.

La adquisición de hábitos precisos, los cuales son también importantes en la actividad creadora, permitirán la formación de un carácter adecuado, no condicionado por el temperamento. Los docentes, conocedores de que las creencias que tenemos suscitan conductas, hemos de fomentar en los alumnos aquellas creencias que permitan generar comportamientos apropiados. Como ha planteado Antonio Damasio3, las emociones adecuadas aceleran mucho la toma de decisiones, y es que uno de los grandes objetivos de la educación debería ser el de fomentar las emociones positivas en detrimento de las negativas. Y es el inconsciente el que debe producir buenas ideas, deseos y sentimientos.

El entrenamiento es el recurso educativo que ha de facilitar la adquisición de toda una serie de hábitos adecuados. Sabemos que todas las experiencias conscientes liberan mecanismos inconscientes y, al igual que hace el deportista al ejecutar un movimiento o el músico al tocar un instrumento, hay que ir automatizando toda una serie de habilidades a través de la formación de configuraciones neuronales fuertes.

La neurociencia nos indica que la educación conlleva un aprendizaje guiado que genera cambios cerebrales y su optimización se produce cuando el estudiante es emocionalmente competente. Sabemos que el conocimiento consciente no nos permite realizar mejor las tareas y los docentes aspiramos a fomentar hábitos más eficientes. La repetición de determinadas tareas, lo cual no va a en detrimento de la creatividad, ha de ayudar al alumno a organizarse y adquirir seguridad. De esta forma, la realización de estas tareas puede perfeccionarse con la adquisición de determinados automatismos que nos permitan simplificar la toma de decisiones ante la existencia de tantos estímulos externos que nos aparecen en la vida cotidiana. Y todo esto reposa en la memoria que resulta fundamental en el proceso de aprendizaje.

La perfección depende en gran medida de la práctica, independientemente de las capacidades innatas de cada uno. Hace más de dos mil años ya lo sugería Aristóteles: “Somos lo que hacemos de forma repetida. La excelencia no es un hecho aislado, es un hábito”.

Jesús C. Guillén

1 Siong Soon, Chun; Brass, Marcel; Heinze, Hans-Jochen y Haynes, John-Dylan, ”Unconscious determinants of free decisions in the human brain”, Nature Neuroscience, núm 11, 2008.Haynes_NatNeurosci_2008_ext

2 Gazzaniga, Michael, El cerebro ético, Paidós, 2006.

3 Damasio, Antonio, En busca de Spinoza: neurobiología de la emoción y los sentimientos, Crítica, 2005.

Para saber más:

Marina, José Antonio, La educación del talento, Ariel, 2010.

Psiconanálisis y neurociencias: ¿un matrimonio de conveniencia? (Reseña del libro de F. Ansermet & P. Magistretti “A cada cual su cerebro”)

François Ansermet & Pierre Magistretti, A cada cual su cerebro. Plasticidad neuronal e inconsciente, Katz Editores, Buenos Aires, 2006. 227 p.

Si bien la discusión es un tanto árida para lectores no entrenados en la materia, el hilo conductor de este libro incluye ejemplos que facilitan su comprensión e, incluso, alguna anécdota sobre la biografía de Freud que aclara conceptos primordiales de su teoría difíciles de entender (conceptos como significado y significante, extraídos de la teoría saussureana del lenguaje, objeto en sí, etc.). Ahora bien, lo más convincente de todo es la coherencia de la discusión con el resto de datos científicos aportados por otros estudiosos, y lo que otorga más mérito al libro es su defensa irreductible del papel crucial del cuerpo y de la interiorización del mapa corporal a nivel mental en nuestra vida emocional y psíquica, validando así algunas de las revolucionarias intuiciones de Freud y desafiando de forma persuasiva al dualismo que desde Descartes impera en el imaginario de nuestra civilización.

Ester Astudillo

Para leer la reseña completa visita nuestra web.

“Insight” en elefantes y aplicaciones pedagógicas

4 diciembre, 2011 1 comentario

Los neurocientíficos utilizan el término “insight” (“¡eureka!”) para referirse a la experiencia de desbloqueo mental que permite resolver un problema a través del inconsciente. Esta capacidad está asociada con la creatividad y no sólo es propia de los humanos o algunos primates. En el Smithsonian National Zooligical Park, un grupo de científicos ha estudiado el “insight” en elefantes. En el video que aquí presentamos se puede observar como el elefante resuelve el problema de coger la comida al  apercibirse que un bloque de madera es capaz de resistir su peso, lo que le permite alcanzarla con la trompa.

El estudio del “insight” mediante las técnicas de resonancia magnética y EEG cerebral ha permitido deducir a los investigadores que para que se alcance tal experiencia el córtex ha de estar relajado. Su comprensión tendrá importantes aplicaciones pedagógicas. Si conociéramos los mecanismos que sigue el cerebro para resolver los problemas, podríamos enseñar toda una serie de técnicas a nuestros alumnos que les permitiría mejorar a todos los niveles, y no sólo en el académico, porque la creatividad redunda en una mejor calidad de vida.

Para saber más:

PUNSET, EDUARDO, Viaje al optimismo: las claves del futuro, Destino, 2011.

Jesús C. Guillén

Categorías:Neurociencia Etiquetas: , ,