Inicio > Educación > ALGO MÁS QUE UN COMENTARIO 3 (A propósito de las preguntas planteadas por Manuel Molano)

ALGO MÁS QUE UN COMENTARIO 3 (A propósito de las preguntas planteadas por Manuel Molano)

En su comentario a la entrada Sobre test de inteligencia y exámenes formales, Manuel Molano nos interpela con las siguientes preguntas:
  • ¿Existe algún test de inteligencia que tenga en cuenta lo que proponéis?
  • ¿Es posible tal cosa? 
  • Si fuese así, supongamos que un alumno resulta ser un genio en matemáticas y el peor de la historia en lengua y literatura, ¿cómo deberíamos orientar su educación? 
  • ¿Sirven de algo los test de inteligencia, sean como sean?

Muchas gracias por los comentarios. Ante todo, el objetivo principal del blog es el de fomentar la reflexión sobre cuestiones educativas, teniendo presentes los nuevos estudios empíricos derivados de la moderna neurociencia cognitiva. Lamentablemente, es difícil concretar las respuestas  a las preguntas planteadas ante la falta de evidencias experimentales en el aula.

En mi opinión, el concepto de inteligencia no se puede basar únicamente en la medida del cociente intelectual. Es exagerado pensar que podemos cuantificar la inteligencia mediante los test tradicionales. El hecho que en los test de inteligencia predominen los contenidos lógico-matemáticos y los lingüísticos se fundamenta en la creencia clásica de que el razonamiento prevalece sobre el sistema emocional en el comportamiento y la toma de decisiones. Actualmente sabemos que, aunque creamos ser seres racionales, la mayor parte de decisiones las tomamos inconscientemente. De ahí la importancia del aprendizaje emocional (también social) en la búsqueda de una “educación del inconsciente”.

La educación debería tener en consideración las diferentes habilidades que todos tenemos, tratándolas en igualdad de oportunidades y fomentando su optimización. La identificación temprana de las habilidades del alumno, y también de las debilidades, pueden permitir aplicar las medidas académicas adecuadas para fortalecer las virtudes y corregir las deficiencias. A través de un enfoque interdisciplinar en el planteamiento de las asignaturas se puede guiar a un alumno, especialmente dotado para una materia, hacia conceptos complejos de otra disciplina en las que no destaque en absoluto. Y es que existen estructuras comunes en diferentes disciplinas que nos pueden aportar sugerencias concretas, como señalar hábitos productivos en el estudio de la materia en cuestión.

El proceso de evaluación, entendido como un proceso de obtención de información útil para el alumno, que permite orientar de forma adecuada su evolución académica, no requiere la realización continuada de exámenes formales, a menudo descontextualizados. La teoría de las inteligencias múltiples propone la realización de proyectos alternativos, basados en la típica relación maestro aprendiz, en los cuales los instrumentos de evaluación constituyen una experiencia real de aprendizaje. Todo ello, a través de un proceso que motive adecuadamente al alumno.

La mayor importancia que se le otorga a algunas asignaturas, en detrimento de otras, está en contradicción con la idea de que la inteligencia es heterogénea y diversa. Descubrir las verdaderas habilidades del alumno no requiere la realización de los test tradicionales. Al identificar las fortalezas individuales y optimizarlas, podremos llevar a cabo la planificación educativa pertinente. El gran problema reside en que no tendríamos que presentar los currículums de la misma forma a todos los alumnos y, sin embargo, estamos restringidos por la uniformidad de los mismos.

Los niños, a edades tempranas, están dispuestos a alcanzar dominios en áreas determinadas. Esto nos puede permitir la impartición de conocimientos específicos, en pleno equilibrio con los conocimientos globales. Howard Gardner recomienda algún grado de especialización en etapas intermedias de la infancia (8-14 años) que  permita alcanzar al alumno el dominio de una materia o un conjunto de habilidades. Por otra parte, la identificación de vocaciones que complementen las aptitudes del alumno puede permitirle encontrar su “elemento”, del que tanto habla Ken Robinson. Todo en beneficio de una relación directa entre el conocimiento escolar y los intereses extraescolares, llevándose a cabo un aprendizaje de forma cooperativa.

Los test de inteligencia, desde mi punto de vista,  pueden ser útiles para detectar casos extremos, pero deberían sustituirse por otras formas más flexibles de evaluación. Y, además, actualmente se utilizan más para destacar las deficiencias que no las virtudes de los individuos.

Evidentemente, aunque determinadas medidas prácticas pueden aportar ciertos  problemas en su aplicación, somos conscientes que la nueva educación requiere la incorporación de nuevas técnicas pedagógicas. Y muchas de ellas se fundamentan en investigaciones llevadas a cabo en el ámbito de la  neurociencia. Los descubrimientos relacionados con la plasticidad cerebral, las neuronas espejo o la toma de decisiones inconsciente abren nuevas y necesarias técnicas de aplicación. Por ejemplo, respecto a los casos anteriormente planteados, la continua evolución de nuestro cerebro nos permite entender que podemos construir el talento con esfuerzo y que todos tenemos posibilidades de mejora, siendo seres únicos y diferentes. El descubrimiento de las neuronas espejo nos permite identificar la compartición de conocimiento a través de la imitación, como la forma básica de crear cultura a base de la cooperación social. Asimismo, el conocimiento de que la mayoría de decisiones que tomamos son inconscientes nos lleva a plantear el aprendizaje emocional como una herramienta educativa, tanto o más importante, que la meramente racional, utilizada  para destilar los tradicionales contenidos académicos. Y son sólo algunos ejemplos.

La auténtica transformación urgente que requiere el modelo actual de escuela necesita la cooperación de educadores, investigadores, padres y políticos. Es una cuestión de voluntad. Y sabemos que se aprende con el paso del tiempo.

Jesús C. Guillén

  1. 20 enero, 2012 en 14:23

    Hola, gracias por la extensa respuesta. Me ha quedado mucho más claro.
    Sólo se me ocurre que quizás estos test están orientado a evaluar a los individuos en función de su capacidad para ser productivos, es decir, ‘útiles’ para la sociedad. Quizás no se busca identificar a los grandes filósofos, sino a los genios de los ordenadores.
    Al fin y al cabo es hacia lo que se está orientando la educación ¿no?: te educan para que seas productivo, no para que seas feliz.

  2. 20 enero, 2012 en 14:54

    Creo que a la pregunta inicial puede responderse, de una forma aproximada, que ese alumno con buenas capacidades matemáticas podrá adaptarse a las especificidades de los contenidos lingüísticos y literarios si se proporcionan mediante un acceso lógico-cuantitativo, según consideraciones numéricas o estadísticas, o según un proceso lógico deductivo, despliegue de árboles conceptuales, etc. Si la literatura se le presenta adaptada a los materiales que le son apropiados a su perfil cognitivo particular, la encajará mejor, se aburrirá menos e incluso se motivará con ella. Según Gardner, hay cinco vías de acceso a un mismo tema (para cinco de las siete inteligencias, excluyendo la inter y la intrapersonal), y cada una de ellas encajará en los cinco perfiles cognitivos predominantes. En este sentido, un buen maestro debería poder ofrecer todos estos enfoques a sus alumnos, abrir estas distintas ventanas para acceder a un objeto del mundo o a un concepto abstracto (ver en GARDNER, H. (2011), Inteligencias múltiples. La teoría en la práctica. Barcelona, Paidós, págs. 31 y 268).

    • 20 enero, 2012 en 14:56

      Añado un inciso: esto, ciertamente, aún es más teoría que otra cosa, no hay amplias investigaciones a partir del aula, aunque en USA se han puesto en práctica proyectos escolares en los últimos 15 años a partir de las teorías de Gardner.

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: